A pesar de los rumores que anunciaban una eliminación retroactiva de todas las deducciones en vivienda hasta la fecha, ayer se anunció que la eliminación de la deducción por compra de vivienda habitual será efectiva a partir de 2013. Finalmente los 2.523 millones de euros de ahorro que habría proporcionado la retroactividad no compensaban los efectos negativos que habría causado como un menor poder adquisitivo de las familias y un más que probable aumento de hipotecas sin pagar.
La deducción por lo tanto sigue vigente en 2012, es decir, se mantendrá para las viviendas habituales adquiridas este año de modo que el contribuyente que adquiera una vivienda habitual durante este año podrá deducirse hasta 1.350 euros al año, o 2.700 en el caso de parejas.

¿Como afectará la deducción?
La situación actual recuerda la vivida a finales de 2010 cuando se anunció la supresión de la deducción a partir de 1 de Enero de 2011 y se incrementaron notablemente las ventas. Es razonable pensar que los intereses de compradores y vuelvan a confluir para sacar provecho de la situación aun a precios notablemente inferiores a los de entonces.
A parte del importante ahorro fiscal que supondrá la medida para el Estado se espera que durante el primer semestre de 2013 provoque una aceleración en la caída de los precios de venta de la vivienda, fase que los expertos consideran necesaria puesto que es del todo imposible reactivar un mercado con los precios en descenso. La reactivación real de la venta inmobiliaria no se producirá hasta que los precios vuelvan a subir naturalmente. En este contexto cualquier medida que ayude a los precios a tocar fondo, que podemos estimar en un descenso del orden del 40% respecto 2007, será una buena noticia.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *