Del mismo modo que un pescador debe bajar el señuelo hasta la profundidad donde habita la especie que quiere pescar, los vendedores tienen que rebajar el precio de los pisos hasta las cifras que el mercado puede asumir. El tiempo que se tarda en hacer este recorrido hasta el valor razonable es lo que llamamos ‘crisis del ladrillo’ y todos los intentos de contener las bajadas de precios no han hecho más que agravarla. En nuestras tasaciones hemos podido comprobar el lento y constante descenso desde el segundo trimestre de 2008 y en estos momentos nos encontramos ya en valores de 2004.

Indicios de inflexión
Cuatro años después de iniciar este camino empezamos a encontrar indicios de inflexión. Sin ir más lejos Inmaculada Amat comentaba, refiriéndose a Sant Cugat, que después de años rebajando precios, llegados al 50%, tanto Amat como otros promotores han vuelto a vender.

Al mismo tiempo, Rafael Cavestany, director de la consultoría Everis, ha publicado un interesante estudio apuntando el zoom en los pisos de lujo del barrio de Salamanca de Madrid. Estudiando este sector de mercado, en base a las ofertas del portal idealista, concluye que el stock de pisos se está reduciendo notablemente desde hace cinco meses. Más concretamente, dividiendo por franjas de precio, comprueba que el stock de pisos de5.000 a 6.000.-€/m² ha aumentado ligeramente, que la cantidad de pisos entre 4.000 y 5.000.-€/m² ha disminuido un 7,4% (después de que los últimos dos años se habían quintuplicado) y finalmente, los pisos por debajo de los 4.000.-€/m² han disminuido en un 76%. Hay que tener en cuenta que la franja por debajo de los 4.000 era prácticamente inexistente en el barrio de Salamanca hace sólo dos años hasta que últimamente había llegado a representar hasta el 13% del mercado. Cavestany concluye que esta franja, como en el símil del pescador, ya se sitúa en un punto donde los inversores están dispuestos a comprar y están absorbiendo la oferta.

Finalmente hay un tercer indicio más que notable que hace pensar que el mercado inmobiliario vuelve a ser atractivo y es que, según información estadística del Notariado, un 57% de las compraventas se hacen sin hipoteca. Esto no significa que las familias hayan podido ahorrar lo suficiente para hacerlo si no que aquellos que antes compraban al contado aún están y consideran que, con los precios actuales, el ladrillo es una buena inversión a medio plazo.

En resumen, se podría concluir que el mercado inmobiliario ha tardado años pero finalmente ha hecho los deberes. Ahora el freno se encuentra en los bancos donde permanece cerrado el grifo del crédito.

2 Comments

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *