En realidad este no será un aumento si no el final de una reducción. De hecho, el tipo que corresponde a la vivienda de obra nueva es el tipo reducido que a 1 de Septiembre pasará del 8% al 10%. A pesar de ello el 10% no se aplicará hasta el 1 de Enero de 2013. El caso es que a mediados de 2011, con un escenario de 700.000 viviendas vacías en España, el Gobierno aprobó el cambio de tipo a superreducido (4%) durante el resto de ese año para favorecer la reactivación del sector de la construcción. Esta medida fue prorrogada con la misma intención por el nuevo ejecutivo hasta el 31 de Diciembre de 2012.

Después de un año de IVA superreducido la medida no ha provocado una absorción vertiginosa del excedente de obra nueva y la explicación es bien sencilla: las rebajas aumentan las ventas de los bienes de consumo pero no de los bienes de inversión. La gente compra más zapatos cuando están rebajadas pero no invierte en oro si el precio está cayendo. Ahora que nos hemos dado cuenta que la población tiene bien interiorizada la percepción de las viviendas como bien de inversión, se aplicará la medida contraria: avisar que el año próximo comprar saldrá mucho más caro. A partir de Enero de 2013 el IVA de las viviendas nuevas pasará del 4 al 10%, se eliminará de deducción por vivienda habitual y se terminaran los incentivos fiscales al comprador. Un piso con un precio de venta de 275.000.-€ costará 286.000 euros hasta final de año, el comprador podrá deducir hasta 1.350 euros al año, o 2.700 en el caso de parejas y se ahorrarán un 50% de las rentas derivadas (plusvalías) de la transmisión de inmuebles urbanos, vendan cuando vendan. En cambio a partir de Enero costará 302.500, sin opción a deducción y cuando venda deberá abonar el 100% de las plusvalías.
Estan todos avisados, quien quiera comprar a buen precio, tiene cinco meses para encontrar una buena oferta.

Taxacions – Tasaciones   

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *